Colmillos
25 September, 2010, 09:13 - -Blanco y negro, -Fuerza del mar, -Largas exposiciones, [ Monochrome Project ], -Cantabria




add comment add comment »    ( 1370 views )      permalink      ( 3 / 11344 )
Antiguo cargadero
21 April, 2010, 17:38 - -Blanco y negro, -Fuerza del mar, -Largas exposiciones, -Toque humano, -Cantabria
La mayoría de mis fotógrafos preferidos segmentan sus galerías por países; NY, Japón, India y Egipto son sólo unos pocos lugares por los que han pasado dejando como recuerdo instantes casi únicos.

Yo soy de esas personas que me gusta descubrir lugares, variar, peinar cada metro de costa o de montaña en busca de ese algo que llame mi atención y aunque no sea el paisaje más bello del planeta con un poco de imaginación podría pasar como alguna de las fotografías de esos países que tanto me gustan ver.

Estas tomas tal vez podrían ser un antiguo cargadero de mineral del norte de Europa, fruto de la época de la revolución industrial, pero está más cerca de casa de lo que os imagináis.



Mientras llega el día de visitar lugares lejanos, seguiré afilando el ingenio e intentaré estar atento a todos esos pequeños detalles que nos rodean, ya que al fin y al cabo son los que nos ayudan a romper la rutina y seguir tirando hacia delante.





4 comments 4 comments »    ( 2078 views )      permalink      ( 3 / 5248 )
Una mirada al pasado
19 April, 2010, 09:05 - -Amaneceres/atardeceres, -Blanco y negro, -Fuerza del mar, -Largas exposiciones, [ Monochrome Project ], -Cantabria




add comment add comment »    ( 719 views )      permalink      ( 3 / 9732 )
El hombre del túnel
12 April, 2010, 07:45 - -Toque humano, Arquitectura / Escultura, -Cantabria, Citas/textos
Avanzaba a trompicones durante lo que me parecieron horas, días enteros, palpando las húmedas paredes de esa angosta cavidad sumida en la más profunda oscuridad sin saber a dónde iba, desorientado, con esperanza de dar con el camino correcto de aquellos interminables pasadizos que se ramificaban cada pocos metros.

El nerviosismo y la histeria aumentaban a cada paso, la extenuación y el pánico hacían que las piernas se volvieran temblorosas y descoordinadas bajo un irregular suelo que en más de una ocasión me llevó a desplomarme y magullar mis maltrechas rodillas, pero el dolor y el escozor que emanaba de ellas era algo secundario, no había tiempo para lloros ni lamentaciones, la prioridad no era esa...había que seguir avanzando...

El recuerdo de cómo y por qué comenzaba a emborronarse, los pensamientos no estaban claros pero sí le recuerdo a él, el causante de esta situación, la ira recorría mi cuerpo y era consciente de cómo se me aceleraba el corazón al visualizar su angulosa y huesuda cara...¿Por qué yo? ¿Era realmente una casualidad o era fruto de una meticulosa planificación? La paranoia comenzó a brotar, las piezas iban encajando torpemente, tal vez esa fuera la respuesta, aquella tarde de verano de hace dos lejanos meses...

Un nuevo tropezón frenó en seco mis elucubraciones, esta fue la gota que colmó el vaso, tendido en el suelo las lágrimas comenzaron a recorrer mis mejillas; cada vez era más consciente de que ese sería el último lugar que vería...tras tomarme un tiempo para desahogarme, nuevamente me puse en pie.

Tal vez fuera un delirio, pero percibía un ambiente más limpio, menos cargado, como si la salida estuviera cerca...tras más de una decena de pasos un ápice de luz se vislumbraba en aquel pasadizo infinito, nuevamente el corazón se aceleró, el pausado ritmo de mi caminar se tornó en carrera avanzando ágilmente hacia la luz...los ojos no eran capaces de asimilar la ingente cantidad de luz del fondo de la galería tras tanto tiempo en la más absoluta negrura.

Poco a poco comenzaba a distinguir los detalles de los pedregosos pasillos que había recorrido durante horas, días...el túnel descendía ligeramente, me impedía ver de dónde provenía aquel resplandor, seguí andando hasta que por fin vi aquello que llevaba tanto tiempo ansiando, la salida.

Estaba cerca, las lágrimas humedecían mis ojos y entorpecían la visión, cien metros me separaban de la libertad...de repente frené en seco, todo mi cuerpo se estremeció, una sensación de frío me invadió...me quedé paralizado al discernir una figura humana entre la luz, envuelta en lo que parecía un halo místico, pero no era eso lo que sentía.

De pronto dio un paso hacia mí y fue entonces cuando le reconocí; era él, el hombre de cara huesuda y angulosa...el cerebro me ordenaba correr pero las piernas no respondían; se acercaba a mí...no quería volver a las tinieblas, pero no había más remedio, sin duda prefería eso a estar frente a él.

Volví a adentrarme en las entrañas de su morada, el único sonido que alcanzaba a escuchar era el de sus lentas pisadas tras de mí, una nueva sensación me embargó...una enorme frustración, casi pude tocar con las yemas de los dedos la escapatoria.

Nunca creí que iba a apresurarme para volver adentro...noté su presencia, estaba realmente cerca, pero ni siquiera quería girar la cabeza, de nada serviría, era cuestión de tiempo que todo llegara a su fin...




Espero que os guste el pequeño relato que he escrito especialmente para esta fotografía, ya que creo que así lo merece y en vista a algún comentario, aclarar que no es un HDR, montaje o similar...es fruto de muchas carreras y del rango dinámico de la 5d MKII.



14 comments 14 comments »    ( 2581 views )      permalink      ( 3 / 3127 )
Los pilares del mar
31 March, 2010, 07:26 - -Blanco y negro, -Fuerza del mar, -Toque humano, Arquitectura / Escultura, -Cantabria
Tal vez la parte más mágica de la fotografía es que nos permite dejar volar la imaginación, ver donde no hay, reflexionar, sentir...y todo ello sin movernos de casa.

Quizá el fotógrafo sea la persona que más fantasea, ya que es quien imprime su visión y opta por transmitir unas determinadas sensaciones...un simple árbol puede ser una delicada figura rodeada de coloridas flores o una espeluznante sombra que contorsiona todo su cuerpo.

Esa es la clave de una fotografía, qué queremos mostrar y qué transmitir al resto.
La mayoría de las ocasiones esto es algo que no nos paramos a pensar de forma consciente, actuamos y todo fluye de manera armónica.
Este es un tema que traté con una amiga...cuando fotografiamos no hay que pensar hay que sentir.

El pensamiento vendrá a posteriori, surgirán las preguntas, comenzarán los análisis, un proceso que a menudo será transparente, observamos y aprendemos sin darnos cuenta, el tiempo nos va dando tablas en un mundillo en el que subsistimos a base de ilusión y esfuerzo a partes iguales.

Me despido de todos vosotros con una fotografía de esas que considero especiales y aprovecho para desearos un feliz Semana Santa.

Os leo a la vuelta...



Canon 5d MarkII, Canon 17-40, ND9, degradado neutro 3p y trípode.

PD: Agradecer a Eloisa Clara del Excmo. Ayuntamiento de Castro Urdiales toda la ayuda ofrecida para identificar esta fotografía.



8 comments 8 comments »    ( 2984 views )      permalink      ( 3 / 2191 )
La nube
03 March, 2010, 08:47 - -Blanco y negro, -Fuerza del mar, [ Monochrome Project ], -Cantabria




add comment add comment »    ( 734 views )      permalink      ( 3 / 943 )
Poema al mar
05 January, 2010, 07:32 - -Blanco y negro, -Fuerza del mar, -Toque humano, -Cantabria, Citas/textos
Escúchame mar:
ahora me voy. Me voy
pero no te dejo
porque es imposible dejar el corazón
y llevarse tan solo el cuerpo...

Me voy hacia tierra adentro
pero llevo pegado a los costados
todo tu mundo abierto de promesas
que has dejado colgadas
de mi alma mensajera.

Y llevo tus olas y la furia
de tus vientos contrapuestos,
y la sangre de tus gentes laborantes
y de las gentes que se pierden
en tu frontera maldita.

Y llevo tu magia y tus misterios,
colores y el ronroneo incesante
de la música de tu cuerpo
cuando choca con el aire
o cuando besa las arenas soñadoras
de las playas recelosas.
Y llevo, sobre todo y más que nada,
llevo todas tus promesas
y todos tus silencios...

Te llevo, mi mar,
hacia donde la tierra
huele y sabe a materia prometida,
donde el viento choca con las rocas
y el agua no tiene salitre
ni peces, ni algas, ni cangrejos...

Pero te llevo hasta la próxima.


LUIS E. PRIETO





3 comments 3 comments »    ( 1713 views )      permalink      ( 2.9 / 2079 )
Playa de Arnía II: Noche de luna llena
20 November, 2009, 15:13 - -Blanco y negro, -Fuerza del mar, -Largas exposiciones, -Nocturnas, -Cantabria
Tras esperar ansiosamente a que el último resquicio de luz desapareciera del horizonte, volvimos a coger el equipo para una segunda sesión, esta vez con la "débil" luz de la luna como única fuente de iluminación.

A pesar de encontrarse en una altura media, parte de los flish de la playa quedaban en sombra por lo que todavía había que esperar un poco para tirar de angular, así que decidí centrarme en un gran peñasco e intentar captar la textura que la luz oblicua de la luna resaltaba.



Canon 5d Mark II, Canon 17-40 (a 24mm, f/5, 484 segundos e ISO 100), degradado neutro de 3 pasos y trípode.

Tras esta foto todo quedaba iluminado homogéneamente, por lo que bajamos a la playa. La marea iba bajando perezosamente por lo que las calles que estaban más cerca del mar aún tenían mucho agua, así que me decidí por una toma en la primera hilera de flish. Es curioso cómo a veces la foto no borrada resulta la elegida...durante la prueba de exposición tres nubes se posaron sobre el punto de interés enfatizando la fuerza de éste y ayudando a compensar los pesos de los elementos. Lógicamente en la toma larga las nubes se desdibujaron y perdió toda la garra que tenía la prueba.



Canon 5d Mark II, Canon 17-40 (a 20mm, f/5, 30 segundos e ISO 1600), degradado neutro de 3 pasos y trípode.

Por fin las aguas bajaron y pudimos acceder a aquellas partes que suelen permanecer bajo ocultas casi de manera continuada, fue aquí cuando el suelo cobró vida...colores de todas las ganas, peces, moluscos, algas...todo fascinante y mágico...estuvimos observando el espectáculo un buen rato, ajenos a todo lo que nos rodeaba.

En la última de las calles, la hilera de piedras laterales tomó un mayor protagonismo. Decidí introducir una gran porción de suelo en primer plano y dejar únicamente las dos enormes piedras en el plano superior, para tratar de que el espectador imagine la textura tan rugosa de esas enormes moles.



Canon 5d Mark II, Canon 17-40 (a 17mm, f/5, 952 segundos e ISO 100), degradado neutro de 3 pasos y trípode.

Mientras la foto se realizaba éramos conscientes de cómo la marea subía con gran rapidez...piedras que antes eran visibles habían desaparecido y a pesar de llevar botas de agua empezábamos a ponernos nerviosos, pero parar la exposición hubiera supuesto un fiasco y una pérdida de tiempo, así que aguantamos como titanes mientras acababa de tomarse la fotografía. Menos mal que Javi siempre es optimista y me tranquilizó...pudimos pasar con algún que otro problemilla pero sin consecuencias.

En este punto quiero explicar porqué las fotos que estoy poniendo son monocromáticas, al margen de que me encante por las sensaciones que transmite. Es cierto que estas dos fotos las vi in situ en blanco y negro, pero me ha costado muchísimo procesar el resto al no conseguir un color correcto. En las siguientes tomas me gustan los encuadres, pero no me convence el color tan extraño que salió (por no hablar de las que ni siquiera he conseguido que sean aceptables).

Desde un punto más seguro realicé otra toma con una idea compositiva similar. Esta vez con menos peso del primer plano y más de los elementos de planos superiores, todo ello reforzado con unas nubes fugaces que siempre son bienvenidas en las tomas nocturnas...por el lateral la luz residual de las ciudades coloreaban parte del cielo.



Canon 5d Mark II, Canon 17-40 (a 19mm, f/5, 507 segundos e ISO 100), degradado neutro de 3 pasos y trípode.

Ya de vuelta a un lugar cercano al de la segunda toma, decidí repetirla, ya que ahora la luz era totalmente favorable y habían desaparecido las duras sombras del fondo. Opté por una toma horizontal para repartir un poco el protagonismo entre el cielo y las hileras de piedra y agua.



Canon 5d Mark II, Canon 17-40 (a 29mm, f/5, 510 segundos e ISO 100), degradado neutro de 3 pasos y trípode.

Cuando íbamos con idea de recoger, un par de piedras retrasaron momentáneamente nuestro regreso. Como siempre hice un toma para comprobar la exposición a ISOS altos y en el momento en que la toma "buena" se estaba realizando unas densas nubes taparon la luna y decidí aumentar casi un paso más la exposición...la pifié y el cielo quedó de un bonito tono blanquecino, por lo que una vez más recurrí a la prueba...no creí que la contaminación lumínica de ese extremo fuera tan fuerte como para dar tanta luz a esa zona.



Canon 5d Mark II, Canon 17-40 (a 17mm, f/5, 30 segundos e ISO 1600), degradado neutro de 3 pasos y trípode.

Tras este fiasco (que vi en Bilbao ya) regresamos con la sonrisa en la boca por la experiencia vivida y a sabiendas de que sólo dormiría unas pocas horas por cuestiones familiares.



3 comments 3 comments »    ( 7688 views )      permalink      ( 3 / 3089 )

<<First <Back | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | Next> Last>>